¡No rompas la cadena! (técnicas de motivación según Jerry Seinfeld)

He aquí la tontería del día.
Cuando uno empieza a meterse en esto del guión una de las primeras revelaciones zen que recibe de su mentor -sea quien sea este- es algo así como «Es guionista quien escribe. Si escribes eres guionista, pero tienes que escribir cada día». Perla de sabiduría (categoría duh) que puede ser dictaminada con un distinto grado de salvajismo, desde el mentado hasta un más contundente y sargentoHartman-esque «¡Escribe, coño! ¡Escribe, escribe, ESCRIBE!». Algo cuyo fondo, por supuesto, suscribimos desde aquí. Cada día, todos y cada uno de ellos, uno tiene que sentarse un rato y darle a la almendra hasta que salgan cosas. Desde esa escena enquistada hasta la más soplapóllica reflexión de adolescente tardío ante un diario personal. Desde una reseña para un libro hasta un sketch para una serie de éxito nacional que se emite cada noche en prime time en el interior de tu cabeza (y sólo ahí, no te engañes). Da igual, lo importante es ordenar pensamientos creativos y plasmarlos en algún folio en blanco o en la pantalla del ordenador, del smartphone o lo que sea.

Y aquí es donde entra Jerry Seinfeld. Ese tipo que consagró casi una década de su vida a escribir una serie que no iba «sobre nada» y que, gracias por preguntar, a quien esto firma le parece la mejor sitcom de todos los tiempos (Period). Ese tipo. Lo que dice el viejo Jer es exactamente eso. Que uno debe escribir cada día. Y ha logrado un método absolutamente revolucionario para lograrlo. El sistema «Don’t break the chain». Esto es «No rompas la cadena». Un complejo método de automotivación basado en una serie de pasos, perfectamente explicados en la página oficial de Don’t Break the Chain. Parafraseo:

1. Escoge una meta
2. Márcate los días que vas a usar para lograr esa meta
3. Usa tu cadena como arma motivacional

¿Cómo? ¿Cadena? ¿Qué cadena? Ah, amigos, es que esto se trae material didáctico consigo. Uno necesita la susodicha cadena. Que no es otra cosa que un maldito calendario en blanco donde ir tachando los días.
Varias opciones al alcance de vuestras manos. Primera: usar la aplicación gratuita online, encontrable en: http://dontbreakthechain.com. Segunda, bajarse el cuadro, imprimírselo y colgárselo en la parte más visible del estudio o trastero donde escriba uno. He aquí el cuadro:

O tercero, hacérselo uno mismo en casa.
La idea es tachar cada día del calendario una vez se haya escrito algo. Si uno no rompe la cadena, tachán, al final del cuadro habrá escrito cosas durante un año seguido.
Y ya está.

Sí, así nos las gastamos los guionistas. Y sí, todo este interminable post para semejante monguez. Pero haced caso a Seinfeld, que él siempre sabe. R.e.s.p.e.t.o.

(y… hecho. Ya puedo tachar la casilla de hoy del calendario y pasarme el resto del día persiguiendo ardillas en el parque)