El monstruo, el pez fuera del agua y el único normal del tinglado (un post moderadamente largo sobre los personajes de sitcom)

Empecemos por la parte práctica, que ma de que cuando me ponga en plan reflexivo me extenderé demasiado y temo que pocos lleguen al final de este post. Así que allá va:

Taller de guión de sitcom

Todo lo que vas a leer aquí -y bastante más, para ser sinceros- te lo vas a encontrar en el Taller de Sitcom, aka comedia de situación, aka telecomedia, que impartiremos para The Collective. Un curso profesional destinado a guionistas y aspirantes (es todo-el-mundo friendly: didáctico pero especializado) donde explicaremos en qué consiste esto de la comedia en televisión. Una buena manera de aproximarse al guión desde un prisma de formato dramático que siempre está de actualidad. La idea es que termines conociendo sus resortes, sus características, sus tipologías de personajes, de tramas, de escenas.

Read More
comedias: Angie Tribeca

10 (otras) comedias televisivas que probablemente no estás viendo

Si algo funciona, no lo toques. Y si puedes repetir el éxito, asegúralo. Dada la buena respuesta que recibimos de aquel post que publicamos hace ya algún tiempo, vamos a por un bonus, que algo ha llovido ya. En aquella ocasión se trataba de echar un vistazo a un puñado de comedias televisivas que igual estaban volando por debajo del radar generalizado. Y que nos resultaba una lástima que así fuera. Ahora toca un poco hacer lo mismo y tomar otro puñado de productos, muy hot o no tanto, que nos brindan nuestra ración de risa semanal.

Hay vida más allá de The Big Bang Theory, maldita sea. Y también de las muy brillantes, y muy reconocidas, Louie, Veep, Silicon Valley o Master of None. ¿No estaba claro desde el titular? He aquí 10 comedias televisivas que deberías empezar a ver, si es que no lo estás haciendo ya.

Read More
videojuegos indies

15 videojuegos indie con guiones alucinantes (Parte 2)

Segunda parte (de tres) de esta lista que estamos confeccionando con la intención de desgranar un poco el panorama de videojuegos independientes. O, por lo menos, de dar cuenta de aquellos títulos que se han hecho imprescindibles en los últimos años gracias a un guión brillante, ingenioso, novedoso o que es capaz de colocar los videojuegos en el terreno del arte que se autocuestiona y toma responsabilidades.

 

Tras joyas como Braid, Dear Esther o The Stanley Parable aquí van cinco títulos más que nadie debería perderse:

Read More

10 películas sobre guionistas que no te puedes perder

Bueno, o sí. Porque, seamos francos: más allá de titulares como el que encabeza este post (“10 blablablá que no te puedes perder”), más propios de neoblogueros fans de las TED Talks y lectores de Playground, ¿a quién coño le importa de verdad que se hable de nosotros en el cine? Nosotros estamos para escribir las películas, no para salir en ellas. Pero tampoco nos engañemos en esto: de alguna manera nos mola que nuestra estimable y mierdil profesión se vea reflejada en la gran pantalla. Aunque sea para ser machacados.
Read More

Personajes que nos marcaron: George Costanza

Seinfeld no fue solamente la mejor sitcom de la Historia de la televisión norteamericana (y nos quedamos cortos), fue, entre otras muchísimas cosas, una de las ficciones que con más astucia jugó la carta del binomio distanciamiento/empatía. De algún modo, cargándose de toneladas de ironía, extrañeza cotidiana y sorna contemporánea y reduciendo sus cargas emotivas a un 0%, Seinfeld logró que conectáramos con su propio mundo de manera directa y totalmente desnuda, sin aditivos ni efectismos innecesarios. De manera que sobre el papel podía parecer difícil establecer una conexión empática profunda con algunos de sus personajes (neuróticos, freaks o simple e ingeniosamente anodinos) pero en la realidad lo lograba. Y lo mejor de todo es que lo lograba a través del más mezquino, egoísta y desastroso de todos ellos. George Costanza, claro. El bajito calvo con sobrepeso, familia desastrosa y problemas de curro que se moría por estar con alguien del género femenino, que nunca lograba ligar y que cuando lo hacía lo mandaba todo a la mierda con alguna de sus manías inexplicables basadas en, básicamente, el impulso de ser un tocapelotas compulsivo. Ese tipo. Un auténtico cuadro humano, un ser de una imperfección apabullante, un auténtico animal social totalmente asocial, un misántropo desesperado por ser aceptado. Algo parecido al desequilibrio más absoluto. Algo parecido a todos nostros. O a la mayoría de nostros, por lo menos.

Read More

15 videojuegos indies con guiones alucinantes (Parte 1)

No, no cantaremos las bondades del videojuego como soporte narrativo infinito. No hace falta, el tema ya está muy sobado. Pero permitidnos que sí elaboremos una pequeña lista. Una relación de videojuegos a los que hemos estado jugando en los últimos tiempos y que, como guionistas, nos han dejado así como altamente flipados. Los que siguen no son los mejores videojuegos del mercado, ni mucho menos los más potentes y tecnológicamente competentes. Casi diríamos todo lo contrario. Pero sí son un puñado de títulos que se autocuestionan, que ponen en crisis las nociones tradicionales de este tipo de historias, que observan e intentan romper sus propios límites, que desafían los tópicos de la tradicional narrativa videojueguera (perdón, “videolúdica”) o que, simplemente, parten de un guión elaborado que nos ha atrapado y/o dejado con el culo torcido.

Read More

El mayor subidón del mundo

Permitidme que hable desde un cuasitotal desconocimiento sobre la materia, que se retrotrae únicamente a unas pocas y lejanas mañanas de infancia ante aquel Telecinco lazaroviano; el de Tutti Frutti y demás, ya sabéis. Borrosos en mis recuerdos, y en los de muchos compañeros de generación, se abre camino a puñetazo limpio toda una caterva de personajes que configuraban aquello que en este país dio en llamarse Pressing Catch y cuyo pasaporte internacional lo identifica, aún hoy, con las siglas WWE.

Read More

Sitges 2015: Un resumen (Parte 1)

Nuestro primer año como marxistas en Sitges se ha saldado con, oh, sorpresa, una disparidad en la calidad de los títulos que parece no ya sólo constante en cualquier festival de estas características sino específicamente en el certamen fantaterrorífico por excelencia en la Península Ibérica. Ya se sabe, el Festival quiere contentar a varias clases distintas de público y apela con ello a criterios de selección dispares, en algunos casos antagónicos. Aquí conviven títulos que vienen envueltos en una bruma de prestigio arrastrada desde otros festivales -algunos de Clase A- con puros exploits de género disparatados. Revelaciones cinematográficas de textura indie con productos de pretensión mainstream. Sutiles acercamientos al fantástico con atropellados ejercicios de transgresión salvaje del género. Apichatpong Weerasethakul con Eli Roth. Takashi Miike con Charlie Kaufman. Paolo Sorrentino con Sion Sono, con Gaspar Noé, con Hou Hsiao-Hsien. Todo muy ecléctico, claro, y zampado en modo maratoniano también todo bastante esquizofrénico. Pero lleno de sorpresas, pequeñas o cantadas, de títulos de incuestionable calidad y de nuevas entregas relevantes de algunos de los cineastas más importantes, personales, arriesgados, o todo junto, del momento.

Read More

SNL40: 4 décadas de ‘Saturday Night Live’

(Artículo publicado originalmente el 18 de febrero de 2015)

Hay tanto, tantísimo que decir de Saturday Night Live que al final uno no sabe ni por dónde empezar y se limita a, simplemente, balbucear cuatro cosas mal ordenadas esperando no provocar mucho estropicio recordando uno de los programas clave del humor televisivo en Estados Unidos. Una auténtica institución que ha generado afición, hábito, escuela, un culto a su alrededor y que, como suele decirse (con no poco sentido), ha inspirado a generaciones enteras de escritores de comedia de todo el mundo. A un servidor no sé si le ha inspirado, pero cuanto menos le ha hecho creer en todo esto, que no es poco, y lo ha acompañado a lo largo de los años, desde aquel momento en que Internet nos puso al alcance de la mano todo aquello de lo que tanto habíamos oído hablar, que conocíamos tangencialmente gracias a las películas y que de por si sólo habíamos podido catar gracias a algunos que otros VHS recopilatorios. Luego con la edición de los DVD de las primeras temporadas la cosa ya se disparó: por fin podíamos ver de verdad y con obsesión completista los programas enteros y descubrir como si fuera la primera vez aquellos sketches-leyenda protagonizados por los dioses de la comedia.

Read More