¡No rompas la cadena! (técnicas de motivación según Jerry Seinfeld)

He aquí la tontería del día.
Cuando uno empieza a meterse en esto del guión una de las primeras revelaciones zen que recibe de su mentor -sea quien sea este- es algo así como “Es guionista quien escribe. Si escribes eres guionista, pero tienes que escribir cada día”. Perla de sabiduría (categoría duh) que puede ser dictaminada con un distinto grado de salvajismo, desde el mentado hasta un más contundente y sargentoHartman-esque “¡Escribe, coño! ¡Escribe, escribe, ESCRIBE!”. Algo cuyo fondo, por supuesto, suscribimos desde aquí. Cada día, todos y cada uno de ellos, uno tiene que sentarse un rato y darle a la almendra hasta que salgan cosas. Desde esa escena enquistada hasta la más soplapóllica reflexión de adolescente tardío ante un diario personal. Desde una reseña para un libro hasta un sketch para una serie de éxito nacional que se emite cada noche en prime time en el interior de tu cabeza (y sólo ahí, no te engañes). Da igual, lo importante es ordenar pensamientos creativos y plasmarlos en algún folio en blanco o en la pantalla del ordenador, del smartphone o lo que sea.

Read More