Sitges 2015: Un resumen (Parte 1)

Nuestro primer año como marxistas en Sitges se ha saldado con, oh, sorpresa, una disparidad en la calidad de los títulos que parece no ya sólo constante en cualquier festival de estas características sino específicamente en el certamen fantaterrorífico por excelencia en la Península Ibérica. Ya se sabe, el Festival quiere contentar a varias clases distintas de público y apela con ello a criterios de selección dispares, en algunos casos antagónicos. Aquí conviven títulos que vienen envueltos en una bruma de prestigio arrastrada desde otros festivales -algunos de Clase A- con puros exploits de género disparatados. Revelaciones cinematográficas de textura indie con productos de pretensión mainstream. Sutiles acercamientos al fantástico con atropellados ejercicios de transgresión salvaje del género. Apichatpong Weerasethakul con Eli Roth. Takashi Miike con Charlie Kaufman. Paolo Sorrentino con Sion Sono, con Gaspar Noé, con Hou Hsiao-Hsien. Todo muy ecléctico, claro, y zampado en modo maratoniano también todo bastante esquizofrénico. Pero lleno de sorpresas, pequeñas o cantadas, de títulos de incuestionable calidad y de nuevas entregas relevantes de algunos de los cineastas más importantes, personales, arriesgados, o todo junto, del momento.

Read More